Propósitos para el Nuevo Año

Por conveniencia, los seres humanos hemos acomodado el tiempo en periodos y ciclos; y siempre que inicia uno nuevo, nos llenamos de esperanza y buenos propósitos, creyendo que el nuevo ciclo, por sí mismo, traerá cambios, buenos hábitos, dicha, fortuna y felicidad, salud, dinero y amor.

De un tiempo para acá, he entendido cabalmente, que el tiempo de Dios es muy diferente a mi tiempo, y que poco importa si es un nuevo año, un mes diferente, o lunes… la misericordia divina es nueva cada mañana y Su obra en mí se lleva a cabo no importando hora, momento o circunstancia. Si mi corazón está sintonizado con el de mi Padre, Él hará y Él perfeccionará día a día lo que Él inició en mí. No por mis méritos, no por mi eficiencia, no por mis sacrificios, sino por Su amor y por Su gracia en mi vida… ¿qué más necesito?

El año pasado trajo consigo muchas adversidades y tiempos difíciles, pero me dejó grandes aprendizajes y espero que mayor madurez. Durante el año pasado también se cumplieron sueños y pudimos disfrutar experiencias maravillosas que sólo habíamos vislumbrado en la lejanía.

Este año, sé que no pinta bien. Estamos inmersos en una atmósfera viciada, en medio de corrupción, de desilusión, de desesperanza, podemos llegar a sentir que la oscuridad nos abruma, que las malas noticias nos asfixian… pero yo he decidido creer, he decidido confiar en Aquel que jamás me ha dejado, que nunca me ha defraudado y que me ha sostenido aun desde antes de nacer. Espero en Él y sé que Sus planes y propósitos son más grandes y sublimes de lo que mis ojos naturales pueden ver. Descanso en Él, en Su paz que sobrepasa mi entendimiento, confío en que estoy bajo la protección de Su abrazo y vivo cada día con alegría, haciendo con gozo y dedicación lo que me corresponde hacer.

Busco de manera intencional, tener tiempos con Dios, leer Su palabra y meditar en ella, platicar con mi Padre todos los días, agradecerle porque me acepta como estoy, y descubriendo día a día en la Biblia, quien verdaderamente soy: aceptada, adoptada, amada, redimida, perdonada, santa, nueva, hechura suya…

Todo lo que hago, lo hago para Él, sabiendo que lo más cotidiano y lo más mundano, puede ser alabanza para Él. Consciente de aquello de lo que vivo convencida: es en mi vida diaria que Dios habla y que Dios hace, ahí en el tráfico, en el supermercado, mientras doblo ropa, con mis compañeros de trabajo, dando la clase de repostería… ahí sirvo, ahí aprendo, ahí vivo, ahí me corresponde sentirme plena, satisfecha, completa… porque mi plenitud no viene de afuera, viene de Aquel que me creó y que conoce profunda e íntimamente mi corazón.

Le pido a Dios todos los días que me ayude a ser la esposa que mi esposo necesita, la madre que mis hijos necesitan; que Él me dé fuerza y sabiduría para desempeñar mis diferentes roles, pero sobre todo, que sea una mujer de la que Él esté orgulloso, de la que Él pueda decir que le complace y que mi corazón late al mismo ritmo que Su corazón.

Que pueda tener la convicción y la voluntad de cuidar mi cuerpo, de alimentarlo saludablemente, de hidratarlo, de ejercitarlo, de optar por la prevención; porque aunque es el estuche corruptible que abandonaré algún día; por el momento es el instrumento que Dios me ha dado para conocerle y servirle, y como tal, quiero cuidarlo y mantenerlo saludable.

Que mi corazón esté cerca del corazón de Dios; que conozca Su Verdad, para erradicar todas las mentiras que bombardean mi mente; que nunca dude que Su gracia me sostiene y que todo es de Él, por Él y para Él.

 

 

Advertisements

About Karen

Siempre lo soñé y llegado el momento, Dios hizo realidad mi sueño. Tener un hogar, formar una familia y en medio de lo cotidiano: las risas, las lágrimas, los sabores y los sinsabores, aprender los detalles de Su palabra y servirle. Ama de casa empedernida, esposa amada y amante, madre orgullosa y feliz. Me encanta la repostería, soy lectora voraz y escribir es mi catarsis.
This entry was posted in Aprendiendo en este hogar, El hogar que está en mi corazón. Bookmark the permalink.

Tus comentarios me enriquecen

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s